2 ene. 2014

2014, ¿de entrada, qué?

Pues nada claro, la verdad. El sector eléctrico terminó 2013 con el extraño rumbo al que desgraciadamente estamos empezando a acostumbrarnos, frente a lo cual el ciudadano (a quien debe servir en primera instancia) ya no sabe si el malo es 'el regulador', 'los gestores', 'los comercializadores', 'los fondos de inversión', 'los intermediarios financieros', 'los perceptores de primas', 'el mercado spot', 'los peajes' o la suma de todos ellos. Habrá que convocar a Hércules a un nuevo trabajo no ya en la mitología sino en la exasperante realidad.
Y por otra parte no deja de ser alarmante la noticia que ayer daba la prensa de la suspensión de la obras del nuevo canal de Panamá, con una empresa constructora española como prime contractor. Se me ocurren unos cuantos refranes, pero no creo que esté el horno para muchos bollos.
En fin, feliz 2014 en el día a día de cada uno. Seguiremos dando que hablar y espero que al menos podamos seguir escribiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada